PDF Imprimir E-mail

 

 

LA MAGIA DE LA CIRUGÍA – PONIENDO EL FOCO EN EL PACIENTE: DE LA MINIMA INVASIÓN A LA CIRUGIA INTEGRADORA

 

E ORTIZ OSHIRO



El quirófano es un lugar mágico. Cuando se entra en él con un mínimo de sensibilidad consciente, se percibe la energía de un grupo de personas focalizadas en un paciente. En ese sitio se llevan a cabo milagros cotidianos destinados a la sanación. La colaboración y el conocimiento del equipo se conjugan para conseguir el objetivo de solucionar el problema del paciente. El acto quirúrgico es una especie de “agresión controlada” con un objetivo terapéutico.



La cirugía minimamente invasiva

Con la introducción de la cirugía laparoscópica, el milagro se hizo posible con mínimas incisiones. Esto facilitó mucho la recuperación de los pacientes, pero aprender y desarrollar estas técnicas requirió humildad, paciencia, apertura mental con respecto a las posibilidades del procedimiento, y mucha experiencia adquirida durante años, personalmente y de los demás (publicaciones y diversos foros científicos).


Luego el abordaje endoscópico (laparoscópico, toracoscópico…) se desarrolló de muchas maneras diversas, con el apoyo y la tracción del desarrollo tecnológico: minilaparoscopia, puerto único, cirugía sin cicatrices (NOTES)… y la cirugía robótica, un nuevo concepto que, poniendo distancia entre el cirujano y el paciente pero manteniendo el control escrupuloso de la intervención, abre todo un universo de posibilidades ampliando los límites de la mínima invasión.



¿Y el paciente?

El paciente siempre es el objetivo principal, pero por desgracia no el paciente completo, sino solo su enfermedad. Solo la parte del paciente que tenemos que tratar. Para ser honesta, mi intensa formación en la Facultad de Medicina, y después durante mi residencia, me enseñaron muy poco sobre el paciente como un todo, o sobre la enfermedad como un disbalance energético. Algo que después se encargó de poner en evidencia la práctica profesional.


El “sistema de salud” en todos los países es realmente un “sistema de enfermedad”, controlado por corporaciones farmaceúticas internacionales (1). Sabemos muy poco sobre las verdaderas causas de las enfermedades. Sabemos muy poco sobre nosotros mismos. Me hice consciente de todo esto hace poco tiempo. Y como solo vemos aquello de lo que somos conscientes, ahora sé que el término “integrative surgery” tiene 16.300.000 resultados en Google, y el término “holistic surgery” 27.600.000 (hoy 6 de enero de 2015), ¿qué significa esto?


Significa que hay un interés creciente en la comunidad médica y en la población general, por las llamadas medicinas “alternativas” o “complementarias”, las cuales en muchos casos están siendo incluidas en protocolos de preparación para la cirugía o de recuperación tras la misma (2,3,4). La página web de la Asociación Americana de Salud Holística (AHHA) afirma que: “Nuestro único propósito es ofrecerle recursos de salud holísticos imparciales — tanto alternativos como tradicionales — para ayudarle a ser más activo y más seguro en sus decisiones de salud” (5). Por otra parte, la EFCAM es “una Federación de Federaciones Europeas de medicina específica complementaria y alternativa (CAM) y organizaciones CAM nacionales, cuyo objetivo principal es conseguir igualdad de acceso a la CAM en toda Europa” (6).


Nuestras compañeras enfermeras saben y escriben sobre esto desde hace tiempo (7,8). Nosotros, cirujanos sabios y arrogantes, no solemos tener tiempo para estas “trivialidades”… hasta el día en que somos los pacientes. Una situación bastante común.


La “magia de la cirugía” hoy significa movernos hacia una forma más humana y más cercana de llevar a cabo el tratamiento quirúrgico completo (no solo en el quirófano), aprovechando lo mejor de lo que ofrece la tecnología (mínima invasión, NOTES, robótica…) y lo mejor de la medicina “complementaria” o “alternativa”, siendo conscientes de que estos términos han sido impuestos por nuestra ignorancia. La gran mayoría de estos métodos de curación llamados “complementarios” o “alternativos” proceden de la sabiduría asiática más ancestral, y han estado probando su eficacia y siendo la única opción terapéutica para millones de personas durante miles de años.



¿Y qué dice la ciencia oficial?

Poco a poco, la medicina basada en la evidencia está alcanzando a las terapias “alternativas” también. Algunos ejemplos: el “mindfulness” ha demostrado reducir los síntomas de ansiedad, depresión y falta de sueño y mejorar la calidad de vida en los pacientes receptores de transplantes de riñón, riñón/páncreas, hígado, corazón o pulmones (9); también ha mejorado la calidad de vida y el bienestar con más efectividad que el cuidado estándar en mujeres con estadios 0 a III de cáncer de mama (10). Del mismo modo, en pacientes con cáncer de mama, el yoga se muestra como una terapia factible con efectos beneficiosos en varios síntomas físicos y psicosociales (11). Los pacientes oncológicos solicitan estas terapias de forma creciente y así los “programas oncológicos integrales” están ganando terreno en todo el mundo (12).


La atención a los pacientes tiende a ser mucho más completa cuando se integran medicinas complementarias en ella. Se están introduciendo prácticas de medicina holística en los protocolos clínicos de muchos hospitales. Queda pendiente de aclarar si las prácticas médicas holísticas y este concepto de la atención clínica conducirán en algún momento a los profesionales de la salud hacia una visión integral de la problemática de sus pacientes (13).


Este es el punto en que me encuentro ahora: la conciencia de ser energía, la conciencia de que cuanto más aprendo menos sé. La conciencia de que hay muchos aspectos de la enfermedad (sus causas reales, nutricionales, emocionales, psico-espirituales…) de los que solo podemos ser testigos. Y la enorme necesidad de llevar estas convicciones a mi práctica clínica diaria. Estoy convencida de que la cirugía del futuro es consciente, honesta y cercana al paciente.


Construyamos el futuro desde aquí y ahora.



Bibliografía

  1. Lanctôt G. La mafia médica. 2002 Eds. Vesica Piscis, Granada (España)
  2. Osher Center for Integrative Medicine program. Brigham and Women’s Hospital and Harvard Medical School. In Internet (online): http://brighamandwomens.org/Departments_and_Services/medicine/Services/oshercenter/default.aspx
  3. Duke Integrative Medicine. Preparing for surgery. Duke University, NY, USA. In Internet (online): http://www.dukeintegrativemedicine.org
  4. Beth Israel Medical Center. Department of Integrative Medicine. Holistic preparation for surgery program. In Internet (online): http://www.wehealny.org/services/bi_im/ics.html#sp
  5. American Holistic Health Association (AHHA). http://www.ahha.org/
  6. European Federation for Complementary and Alternative Medicine. http://www.efcam.eu/
  7. Norred CL. Minimizing preoperative anxiety with alternative caring-healing therapies. AORN Journal 2000;72(5):838-843
  8. Garbee DD, Beare PG. Creating a positive surgical experience for patients. AORN Journal 2001;74(3):333-337
  9. Gross CR, Kreitzer MJ, Thomas W et al. Mindfulness-based stress reduction for organ transplant recipients: a randomised controlled trial. Altern Ther Health Med 2010; 16(5):30-38
  10. Hoffman CJ, Ersser SJ, Hopkinson JB, Nicholls PG, Harrington JE, Thomas PW. Effectiveness of Mindfulness-Based Stress Reduction in Mood, Breast- and Endocrine-Related Quality of Life, and Well-Being in Stage 0 to III Breast Cancer: A Randomized, Controlled Trial. J Clin Oncol 2012;30(12):1335-42
  11. Buffart LM, Van Uffelen JGZ, Riphagen II et al. Physical and psychosocial benefits of yoga in cancer patients and survivors, a systematic review and meta-analysis of randomised controlled trials. Cancer 2012;12:559
  12. Cramer H, Cohen L, Dobos G, Witt CM. Integrative Oncology: best of both worlds – theoretical, practical and research issues. Evid Based Complement Alternat Med 2013;383142. doi: 10.1155/2013/383142
  13. Keshet Y, Ben-Arye E, Schiff E. Can holism be practiced in a biomedical setting? A qualitative study of the integration of complementary medicine to a surgical department. Health (London) 2012;16:585
 

Est usando Internet explore 6, para la correcta visualizacin por favor actualice a Internet explorer 7 o superior.

Get free downloads for Internet Explorer 7, including recommended updates as they become available. To download Internet Explorer 7 in the language of your choice, please visit the Internet Explorer 7 worldwide page.

Ir al inicio de la página