[Imprimir] [Cerrar_Ventana]

En esta sección se publicarán comentarios relativos a los artículos publicados en Endosurgery y sobre la revista en general. Las cartas remitidas al editor no deberán superar las 250 palabras.

En el caso de los comentarios relativos a artículos se admitirá una figura o tabla descriptiva para ilustrar el contenido de la carta. La bibliografía de referencia no sobrepasará las cinco entradas. A la recepción de la carta, Endosurgery valorará el contenido de la misma y, en caso de considerar pertinente su publicación, enviará una copia de la misma al autor/autores del artículo original en cuestión, para asegurar el derecho a réplica en un escrito de similar extensión, que deberá ser remitido a Endosurgery en el plazo de un mes.

La Carta a Endosurgery y la respuesta del autor/autores originales se publicarán juntas en el siguiente número de la revista.

SOBRE EL REPORTAJE "CIRUGÍA EN ESPAÑA"

Estimadas colegas:
En primer lugar quiero felicitaros por la iniciativa de vuestro trabajo ya que, como bien decís, aun sin ser un "articulo científico", había que exponer la problemática a la que nos enfrentamos. Agradeceros a sí mismo, el haberme tenido en cuenta.
No cabe duda de que hoy en día no existe igualdad entre hombres y mujeres y lógicamente esto también se refleja en la medicina y en la cirugía.
En esta sociedad deberían primar las cualidades de las personas (forma de ser, aptitudes) por encima del género a que pertenezca. Dar una buena base, formando a esas personas a lo largo de sus carreras (facultades) y más tarde en el periodo de residencia, donde el contacto y las influencias pueden ser más estrechas y por tanto más efectivas.
Creo efectivamente, que como dice el articulo, la cirugía es una de las profesiones más hermosas, pero también más "duras" tanto para el hombre como para la mujer. Va a exigir durante toda la vida un esfuerzo constante de trabajo, estudio, investigación y comunicación con los demás profesionales a través de publicaciones y/o docencia...
¿Cómo repartir nuestro tiempo? Es una pregunta que cada uno tiene que hacerse muy sincera y seriamente a diario. Con el objetivo de buscar el equilibrio entre la vida profesional y familiar. Pero yo creo que esto incumbe a ambos sexos, ya que los "hijos" (futuros profesionales) necesitan para un desarrollo equilibrado la participación de ambos.
Como tutora de residentes opino que la formación debe ser integral contemplando aspectos tanto humanos como profesionales. En este sentido se pueden plantear conflictos con la vida personal (embarazo). Estoy de acuerdo con las autoras en que se debe aportar ayuda adicional en estos casos. Pero esta ayuda debe ampliarse a todos los "médicos jóvenes" que son los que más lo necesitan.
En mi experiencia actual no existen diferencias entre los residentes de ambos sexos en todas las actividades que tienen que desarrollar.
Igual que como se dice en el artículo"la delicadeza no siempre es una característica femenina", tampoco hay que presuponer que el trato más humano a los pacientes y la falta de prepotencia que se mencionan como cualidades buenas que aportaría la mujer al incorporarse al ámbito de la cirugía sea cierto. Esto estaría más relacionado con la forma de ser o funcionar de cada individuo.
Tenemos que ser conscientes de nuestras limitaciones como seres humanos, y dado que el día tiene 24 horas tenemos que buscar el equilibrio entre nuestra vida profesional y familiar, es decir, hay que aprender a elegir y renunciar en cada momento y esto resulta muy difícil para todos.
Con respecto a mi experiencia profesional como cirujana y docente, aunque en los primeros años han podido ocurrir algunos hechos aislados de machismo (no más que no la vida civil) la realidad es que no me he sentido discriminada por ser mujer. Quizás, porque he tenido la suerte de formarme en una escuela de cirugía en la que primaba y priman las cualidades como persona y profesional, sin tener en cuenta el sexo del individuo.
Y ya para finalizar estoy totalmente de acuerdo en que un clima de respeto mutuo y profesionalidad, con un trato de igualdad es lo deseable en todo lugar ahora y siempre.

Prof. Dra. Monserrat Salvi Martinez